Jul
05

Queremos seguir en nuestra línea de materiales e ideas ecológicas para nuestros espacios. En esta ocasión os vamos a hablar de los “tejados jardín”, no es un descubrimiento reciente pero quizás si poco utilizado en España. En el resto de Europa si que tienen una larga y exitosa tradición e incluso en la historia antigua. Es más, tenemos una de las siete maravillas del mundo antiguo: “Los Jardines colgantes de Babilonia”, construidos hacia el año 600 A.C. por el rey Nabucodonosor II, que era una grandiosa obra arquitectónica ecológica que continúa inspirándonos en la actualidad (Fukuoka)

Pero, ¿qué son estos tejados jardín? Es un techo cubierto de vegetación que puede ser un sistema integrado en el tejado, a través de un complejo grupo de capas, o un sistema modular que se instala sobre un techo ya existente. Este tipo estructuras es una solución arquitectónica y sostenible para reducir la contaminación ambiental y el aumento de las temperaturas de nuestras ciudades, además de ofrecer unas vistas agradables, variando el paisaje urbano.
El procedimiento  es básicamente la construcción de un suelo en el tejado del edificio. Se instalan varias capas para que quede perfectamente aislado y para que se pueda plantar la vegetación y se pueda drenar el agua.

Los techos ecológicos se construyen sobre mantos impermeables de alta calidad. Los extensivos se conforman de seis capas: un sistema de mantos impermeables, una membrana de protección, una capa de drenaje, un manto que funciona como filtro, un sustrato ligero (donde se siembran las plantas) y las plantas. Estos sistemas generalmente tienen de 3 a 6 pulgadas de sustrato especialmente diseñado que es más ligero que el suelo normal ya que está conformado de agregados ligeros y muy poca materia orgánica. Este sustrato está diseñado para no descomponerse con el tiempo y necesita poca preparación para proveer los nutrientes adecuados a las plantas. Están diseñados para ser autosuficientes y no añadir demasiado peso a las estructuras, agregando apenas entre 16 y 35 libras por pie cuadrado cuando están saturados.

Los techos ecológicos intensivos son primordialmente estéticos aunque proveen sostenibilidad sumada al embellecimiento urbano siendo capaces de utilizar una mayor variedad de plantas, incluidos setos y árboles. Estos requieren un sustrato más profundo que incrementa el peso. El mantenimiento, especialmente el riego es más exigente, comúnmente se especifica un sistema de riego especial y por supuesto la integridad estructural debe ser revisada antes de proceder a la instalación.

De cualquier forma, y a pesar de tener instalado riego, lo importante es elegir plantas autóctonas que estén adaptadas al clima de la zona, que sean resistentes y como el sedum (Sedum praealtum) o la aptenia (Aptenia cordifolia) aíslan más porque tienen una hoja gruesa y aguantan bien las heladas y el calor.

Los tejados ecológicos duran hasta dos veces más que los convencionales, ayudan a reducir el consumo en calefacción y aire acondicionado por su capacidad como aislante, con la ventaja añadida de luchar contra la contaminación acústica y la del medio ambiente puesto que las plantas ayudan a depurar el aire de polvo y smog. Aunque quizás lo definitivo para decidirnos por un techo así es su gran belleza, podremos gozar de unas vistas inmejorables, de un espacio relajante y de un hogar con personalidad.

Las críticas están cerradas.