Jun
10
Archivada en (Reformas) por Luxor Espacios el 10-06-2011

No hay mejor manera de relajarse y dejar atrás todo el estrés acumulado a lo largo del día que disfrutar de un buen baño, y más aún si podemos hacerlo en un jacuzzi, o bañera de hidromasaje, puesto que a la placentera sensación de bienestar producida por el agua caliente le sumamos el masaje de las burbujas de aire y agua que estimulan la circulación, relajan los músculos y abren los poros favoreciendo la eliminación de toxinas  y combatiendo el cansancio y la tensión nerviosa. Por no hablar de los momentos románticos que podemos vivir en un medio tan cálido y agradable en el que la iluminación y los aromas pueden completar un momento inolvidable.

Lo mejor de todo es que podemos disfrutarlo en nuestro hogar, podemos tener el spá en casa, para ello tenemos que elegir dónde lo vamos a colocar y qué tamaño es el más adecuado para nuestro espacio. Si decidimos instalarlo en el baño vamos a tener menos requisitos para su instalación puesto que ya contamos con la fuente de agua, aunque podemos ubicarlo en otro lugar o incluso en el exterior, pero tendremos que valorar si contamos con el suficiente espacio no sólo para las dimensiones del jacuzzi sino también para el espacio que requerirá alrededor.

También tendremos que tener en cuenta que necesita un espacio con mucha ventilación puesto que el vapor de agua puede generar en nuestras paredes moho y óxido, quizás por ello el lugar ideal para su colocación es en el exterior en un patio o porción de cemento, que podremos cubrir o incluso cerrar a modo de habitación para así poder disfrutarlo todo el año.

El precio varía según modelo y el mantenimiento es sencillo y no demasiado costoso, todo un lujo al alcance de nuestras manos.

Las críticas están cerradas.